miércoles, 1 de julio de 2015

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de JULIO de 2015

Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Francisco indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de julio de 2015 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Frederic Fornos, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.


La INTENCIÓN UNIVERSAL para JULIO 2015 es: 

“Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad”.

COMENTARIO PASTORAL: Cuando hablamos de responsabilidad política, muchos pensamos en los gobiernos nacionales. Jesús parece más bien crítico acerca de ellos. Dice: "Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones actúan como dictadores, y los que ocupan cargos abusan de su autoridad. Pero no será así entre ustedes" (Mc 10, 42). A los fariseos y a las autoridades del templo en Jerusalén los juzga de la misma manera: "Preparan pesadas cargas, muy difíciles de llevar, y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas” (Mt 23, 4). Mirando el mundo de hoy, ¿qué diría Jesús? Creo que repetiría las mismas palabras.

Podemos pensar en los bien conocidos dictadores y caudillos de África, China, Siria, Corea del Norte, y otros. Vemos líderes ricos extremadamente corruptos y una gran mayoría de pobres reprimidos. Las democracias occidentales son diferentes. Pero en ellas la gente juzga también a sus gobiernos de tener hambre de poder y de no cuidarse de los pobres. En Alemania hay un partido llamado UDC (Unión Demócrata Cristiana). Algunos dicen: Si los miembros de este partido fueran honestos, quitarían la C. A menudo se oye decir: Política y cristianismo son incompatibles. Desgraciadamente, sobre Economía y sus enormes empresas hay que decir lo mismo: otro campo de irresponsabilidad política.

El Papa Francisco lo pone en cuestión. Y tiene razón, por supuesto. La historia conoce muchos políticos y economistas genuinamente cristianos. Para ellos la política y el cristianismo van muy bien juntos. El Papa nos pide que creamos en el poder de la oración que puede hacer cambiar también a los otros políticos. Su ministerio, también, podría ser una "elevada forma de la caridad".

No es tarea fácil, ciertamente, pero ¡qué cambio no significaría para todo un país y para el mundo entero! Incluso el pequeño funcionario que tras su ventanilla nos fastidia, porque se cree un dios todopoderoso, puede cambiar mediante la oración. Este puede ser un buen punto de partida: rezar en vez de alimentar nuestra frustración e ira.

Otra idea práctica: Quizás podríamos formar un pequeño grupo de amigos. Discutamos qué político puede ser quien necesite más urgentemente de nuestras oraciones. Luego pidámosle al Señor que toque sus corazones.

Véase también otra cara para esta intención de oración: El Papa Francisco no cree en la oración sin acción. Nos llama a la oración y a la acción. Cada uno de nosotros tiene una cierta responsabilidad política: Como padre en una escuela, como feligrés, como trabajador en un municipio, como director de una empresa, etc. Dondequiera que estemos, podemos actuar de forma egoísta o bien crecer y trabajar por el bien común, siendo como políticos responsables. La oración por nosotros mismos nos permitirá actuar así. Nos guiará para servir al bien común, junto con los políticos "de oficio". Nos ayudará a no dejarnos llevar del oído, de conjeturas y de rumores, sino a investigar y actuar a partir de hechos. De este modo, toda nuestra vida será una "una elevada forma de caridad".

P. Konrad Landsberg, sj
Secretario Nacional del AO en Zimbabwe

La INTENCIÓN POR LA EVANGELIZACIÓN para JULIO 2015 es: 

“Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna”.


COMENTARIO PASTORAL: La intención evangelizadora del Papa para este mes nos pide un testimonio creíble de amor a los pobres y un compromiso real en la construcción de una sociedad más justa dónde se viva la fraternidad.

La desigualdad social de América Latina es profunda y generalizada. La región tiene los más altos niveles de desigualdad del ingreso en el mundo. Existen grandes brechas entre ricos y pobres con respecto a la prestación de servicios básicos y marcadas diferencias entre zonas urbanas y rurales, entre poblaciones indígenas y afrodescendientes y grupos blancos, entre hombres y mujeres. Sin embargo debe reconocerse que en las últimas dos décadas la región ha realizado algunos avances tanto en reducir la pobreza como en reducir las desigualdades, en cierta medida. Aunque hay datos alentadores falta mucho para llegar a construir una América Latina justa y fraterna, dónde los pobres, que son los preferidos de Jesús, puedan tener las necesidades básicas cubiertas y vivir dignamente, en relaciones de igualdad, con derechos y obligaciones ciudadanos para todos y todas, sea cual sea su origen social.

En este contexto de injusticia y desigualdad social, los que nos llamamos y queremos ser de verdad cristianos en América Latina, tenemos un gran compromiso que brota de la oración creyente en el Dios de Jesús y que nos lleva a jugarnos la vida por construir una sociedad dónde reine la justicia y el amor del evangelio. Ser cristiano es seguir a Jesús e identificarse con sus sentimientos, valores y estilo de vida en el contexto actual. Significa reconocerlo como el centro y Señor de nuestras vidas, en la construcción de su proyecto de que otro mundo es posible, formando una comunidad de amor que se deja guiar de su Espíritu. Ser cristiano en Latinoamérica es ser “Discípulos y Misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida.”, como nos dijo la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida.

La recreación del AO significa renovación y conversión en nuestro modo de ser cristianos. Ésta intención del Papa Francisco nos invita a formar una Iglesia pobre para los pobres, cómo nos dice él, profundizando una clara opción evangélica por los pobres, asumiendo la pluralidad de nuestras culturas, defendiendo la tierra y la ecología, para que demos testimonio creíble de que Dios es Dios de la vida y la esperanza.

Daniel de Ycaza Oehlke SJ, Director Nacional del AO en Ecuador
Fuentes: Christian Aid abril 2012. Ser cristiano en América Latina, de Víctor Codina SJ.
Documento Conclusivo de Aparecida, del CELAM, 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario