domingo, 4 de octubre de 2015

EVANGELIO DOMINICAL: “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre”

Domingo XXVII del Tiempo Ordinario
Ciclo B
Evangelio: Marcos 10, 2-16

En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?».

Él les respondió: «¿Qué os prescribió Moisés?».

Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla».

Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto. Pero desde el comienzo de la creación, Él los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre».

Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.

Él les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían.

Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él». Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.

Palabra del Señor.


En el Evangelio de la Misa de este domingo, los fariseos quieren poner a Jesús nuevamente en un compromiso planteándole la cuestión sobre el divorcio. Jesús pregunta a sus interlocutores por lo que dice la Escritura y, sin criticar la Ley de Moisés, les hace comprender que es legítima, pero temporal: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto» (Mc 10,5).

1.- “De manera que ya no son dos, sino una sola carne”

La doctrina de Jesús sobre el matrimonio constituye un ideal propuesto a todas las parejas que deciden unirse en un proyecto de vida común para formar una familia. Se trata del ideal de una unidad indisoluble, expresado en la frase con la que Jesús evoca la unión del primer varón con la primera mujer en el relato del libro del Génesis (2, 18-24), del cual está tomada la 1ª lectura de este domingo: “ya no son dos, sino una sola carne”. Cuando el matrimonio corresponde a una decisión madura y responsable de los contrayentes- tal unidad es la expresión de una completa entrega mutua por amor.

Por eso el sacramento del matrimonio, signo sensible de la presencia y la acción salvadora de Dios en el amor conyugal del varón y la mujer, no puede reducirse al rito en el que los novios se convierten en esposos al expresar su consentimiento. La realización de lo que significa el sacramento como tal sólo puede darse en verdad cuando ambos cónyuges, a lo largo de su vida en pareja, manifiestan un auténtico testimonio de amor en la mutua entrega.

2.- “Lo que Dios unió no debe separarlo el hombre”

¿Cómo aplicar esta doctrina de Jesús a las circunstancias de la vida moderna? Para responder hay que tener en cuenta dos tipos de situaciones.

Por una parte, la de los matrimonios que se celebraron por el rito sacramental y sin embargo han llegado a convertirse en un infierno y se mantienen artificialmente, no propiamente por el amor -que ya no existe o nunca existió-, sino por guardar las apariencias. En estos casos resulta preferible una separación, y en este sentido la verdad de la afirmación de Jesús sigue vigente, pues lo que dice es que no separe el ser humano aquello que Dios ha unido, es decir, la unión que haya sido válida y que, como tal, tenga las condiciones necesarias y suficientes para ser perdurable.

Y por otra, lo poco que duran muchos matrimonios, en un ambiente de facilismo y superficialidad en el que impera el rechazo a cualquier compromiso durable. A este respecto el mensaje de Jesús nos invita a reafirmar el valor de la unión sacramental entre el varón y la mujer como un acto de protesta contra el imperio del “bótese después de usado”, propio de la mentalidad consumista que lleva a considerar y tratar como desechables no sólo los artículos que ofrece el mercado, sino también a las personas, reducidas a objetos para el disfrute egoísta y pasajero.

3.- “Quien se divorcia y se casa con otra -o con otro- comete adulterio”

¿Cómo entender hoy esta otra afirmación de Jesús en el Evangelio, cuando el divorcio y la realización de un nuevo matrimonio con otra persona han llegado a convertirse en algo corriente?

En la Iglesia Católica el sacramento del matrimonio es indisoluble, y para que sea válido deben darse las condiciones requeridas. Si se comprueba que alguna de tales condiciones no se cumplía en el momento de celebrar el rito, puede ser declarado nulo, y esto es a lo que se le suele llamar comúnmente “anulación”, una palabra que debe entenderse en su contexto porque la sentencia de nulidad no “anula” una validez que ya existía, sino declara que no hubo un verdadero matrimonio en el momento de la realización del rito. Las causales de nulidad del matrimonio católico están formuladas en el Derecho Canónico de la Iglesia.

El divorcio, en cambio, consiste en la disolución jurídica del vínculo matrimonial, que es posible para los matrimonios civiles e incluso también para otros tipos de matrimonio religioso, como es el caso por ejemplo del matrimonio judío, al que se refiere la pregunta de los fariseos en el relato del Evangelio. Ahora bien, sólo Dios puede juzgar en definitiva la conciencia humana. Por eso, para determinar si quien se divorcia y se casa con otra u otro comete o no el pecado de adulterio, es decir, de infidelidad con respecto a su pareja anterior, hay que remitirse al fuero interno de la conciencia de las personas, y del juicio de Dios que trasciende las prescripciones institucionales y legales.

Conclusión                                

Pidamos por quienes se han comprometido sacramentalmente en unión conyugal, para que, siguiendo las enseñanzas de Jesús, Dios hecho hombre para ser hermano nuestro, como dice la 2ª lectura de hoy (Hebreos 2, 9-11), y con la fuerza de su Espíritu Santo, conserven y acrecienten su amor conyugal, y así, dentro de sus familias y de cara a la sociedad, sean y den un testimonio auténtico de la presencia y la acción salvadora de Dios, que es Amor, de modo que se cumpla para ellos lo que dice el Salmo 127 (126): Dichoso el que respeta al Señor y sigue sus caminos.

P. Gabriel Jaime Pérez Montoya, S.J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario