viernes, 2 de octubre de 2015

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de OCTUBRE de 2015

Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Francisco indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de octubre de 2015 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Frederic Fornos, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.


La INTENCIÓN UNIVERSAL para OCTUBRE 2015 es: 

“Para que sea erradicada la trata de personas, forma moderna de esclavitud”.

COMENTARIO PASTORAL: “El Papa Francisco ha dicho que la trata de personas es una "¡vil actividad, una vergüenza para nuestras sociedades que se dicen civilizadas! Explotadores y clientes a todos los niveles deberían hacer un serio examen de conciencia delante de sí mismos y delante de Dios". Por eso, ha añadido, "la Iglesia renueva hoy su fuerte llamamiento para que siempre sean tuteladas la dignidad y la centralidad de cada persona, en el respeto de los derechos fundamentales". (Audiencia a los participantes en la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio de la Pastoral para los Inmigrantes y los Itinerantes, 24 mayo de 2013)

¿Por qué al Papa le preocupa tanto el tema de la trata de personas? ¿Por qué ha hablado de ello en numerosas ocasiones y usa expresiones tan fuertes, llamándolo “un crimen contra la humanidad”, “una plaga social de nuestro tiempo”, además de las elocuentes citas que leemos en esta sección de nuestra revista? Razones no le faltan. Las cifras de esta esclavitud moderna son escalofriantes:

• Según el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre el tráfico de personas (“Trafficking in persons report” TIP, 2012) los adultos y niños sometidos a trabajos o prostitución forzada son en el mundo unas 20,9 millones de personas.

• Mueve alrededor de 32 mil millones de dólares al año, las mismas cifras que en el tráfico de armas.

• El 98% de las víctimas del tráfico sexual son mujeres y niñas.

¿Qué es el tráfico humano, llamado también trata de personas?

La trata de personas es "la acción de captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación" (definición de las Naciones Unidas, Convención de Palermo).

Hay tres tipos de tráfico de personas:
• Para explotación sexual (79%)
• Para labores forzados (18%)
• Para extracción de órganos (3%)

Un testimonio, de entre miles que se podrían citar:

Su nombre es Krina, tiene 24 años y muchos sueños, aunque su rostro está curtido por el sufrimiento. Es rumana, de una familia marginal. Apenas fue al colegio porque tenía que trabajar. La casaron a los 14 y el matrimonio fracasó. Después, con otra pareja, se adentró en el infierno de los malos tratos y se acostumbró a ser humillada y vejada. ¿Qué podía esperar de la vida? Un día, siendo aún menor, un hombre se le acercó ofreciéndole trabajo en el extranjero. Ella aceptó para escapar. Durante 5 años fue vendida y comprada por comerciantes de mujeres. Su cuerpo tiene aún las marcas de los intentos de fuga y de suicidio.

El Papa nos llama a comprometernos en la lucha por erradicar este mal y ayudar a restablecer la dignidad de quienes han sido violentamente despojados de su derecho a la felicidad.

¿Qué podemos hacer para contrarrestar el tráfico de personas? Tres cosas.

• Ayudar a crear conciencia del hecho, educar a la sociedad, hablar del tema, en especial a personal de salud y a la policía.

• Acoger, proteger y acompañar a las víctimas, si tenemos la ocasión.

• Advocacy: influir en la sociedad para cambiar y hacer cumplir las leyes.

El Apostolado de la Oración se compromete con el Papa para trabajar junto a él en sintonía con esta gran preocupación de su corazón.

Claudio Barriga, sj
Anterior Director General Delegado del AO / MEJ en Roma


La INTENCIÓN POR LA EVANGELIZACIÓN para OCTUBRE 2015 es: 

“Para que con espíritu misionero, las comunidades cristianas del continente asiático anuncien el Evangelio a todos aquellos que aún lo esperan”.

COMENTARIO PASTORAL: A Asia se le considera una mezcolanza o encuentro de pueblos, culturas, religiones y principios sociopolíticos. Si usamos términos culinarios, Asia es como una ensaladera o jofaina donde se mezclan todos los ingredientes. Esa es la mejor forma de describir Asia en su contexto moderno. Esa mezcla o aglomeración de gentes y culturas puede compararse a cualquier sistema de transporte metropolitano en las grandes ciudades.

¿Qué es lo que vemos en un transporte público? Un hombre de chaqueta y corbata, evidentemente camino de su oficina; una mujer con su bolsa de mano colgada del hombro y gafas de sol; un grupo de jóvenes, algunos con auriculares musicales, mientras otros siguen atentamente leyendo sus teléfonos móviles; quizá un anciano que acarrea una bolsa grande con botellas de plástico vacías para vender como material de reciclaje; quizá, también, una anciana en su silla de ruedas, ayudada por un asistente, posiblemente reciente  inmigrante...Todos, en fin, representantes de pueblos, profesiones y niveles sociales distintos. Esa es la imagen cosmopolitana del Asia que conocemos hoy.

En un artículo aparecido en AsiaNews de internet, el Cardenal Luis Antonio Tagle de Manila, durante la preparación de la Conferencia Filipina de Evangelización, mencionó que esa reunión o congreso ayudaría “a sus delegados de Asia a descubrir y rejuvenecer su Fe y llevar a la Iglesia de estas regiones hacia la evangelización al ritmo de los tiempos modernos.” El mismo prelado añadía: “La nueva evangelización no consiste precisamente en nuevas estrategias. Es una nueva experiencia del mismo Jesús”. Esa nueva experiencia nos debe recordar dos historias narradas en el Evangelio de Juan. Primero, la invitación de Jesús a los discípulos, “venid y ved”, cuando le preguntaron “¿dónde vives?” (Juan 1: 3839). La segunda ocasión fue la historia de la mujer Samaritana junto al pozo (Juan 4: 342). Ambas historias aparecen en forma de diálogos, en encuentros de personas con distintas ideas y sentimientos viniendo de culturas y pueblos distintos.

Debemos invitar a las gentes a que vean dónde vive Jesús, para comprender las historias del evangelio y las expresiones de la escritura. “Ir y ver” implica que los Cristianos debemos estar dispuestos y preparados a dar la bienvenida a la curiosidad, preguntas, dudas y hasta el rechazo de otros. Sin embargo, lo más importante sigue siendo nuestra “experiencia renovada de Jesús” del Evangelio. Como seguidores del mismo Jesús  debemos, escuchando su palabra y hablando con él, encontrar nuestro Señor, siempre presente et vivo. De la misma forma, debemos buscar cómo aplicar esas palabras a nuestra vida presente y el nuevo entorno con él.

En segundo lugar, hay que llevar a Jesús a los demás. Esto se puede hacer de diversas formas. Espiritualmente, usando los medios de comunicación y hablar de Jesús. En los tiempos actuales, podemos  hacer uso de todas las tecnologías de comunicación, las mejores aliadas de la evangelización. Nunca hemos conocido, en la historia de la humanidad, métodos más rápidos de conocer o informar a las gentes de lo que se dice o piensa en el resto del mundo.

Jesús debiera convertirse en tema común de nuestras conversaciones. Desde la temática pastoral, nuestra presencia o acercamiento a los más necesitados no debiera decaer. Debemos seguir visitando hospitales, lugares de desastres naturales, prisiones y personas en cualquier peligro. Jesús no solamente envió discípulos a Samaria, sino que ayudó a cambiar las vidas de quienes estaban perdidos. Jesús supo dialogar con una mujer que nunca pudo orientar su vida con otros hombres, hasta que, finalmente, supo rehacer su propia vida: otro hombre, después de todo, que supo darle a beber del “agua que da vida”.

Roguemos por la evangelización y el conocimiento del mensaje de Jesús a todos los pueblos y hermanos/hermanas nuestros de Asia.

Fr. Alfredo Rollon, SVD
AP National Director
Hong Kong

No hay comentarios:

Publicar un comentario