miércoles, 4 de enero de 2017

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de ENERO de 2017

Queridos amigos y hermanos del blog: El Papa confía cada mes a su Red Mundial de Oración, el Apostolado de la Oración, intenciones que expresan sus grandes preocupaciones por la humanidad y por la misión de la Iglesia. Su intención de oración mensual (un mes es universal, otro mes por la evangelización) es una convocatoria mundial para transformar nuestra plegaria en «gestos concretos». Resume su plan de acción para movilizarnos cada mes, por la oración y la acción, por un propósito que nos invita a construir un mundo más humano y solidario. Además el Santo Padre propone al principio de mes (1er Ángelus) una intención en relación con la actualidad, una intención de “último minuto” que nos saca de la “globalización de la indiferencia”.



INTENCIÓN POR LA EVANGELIZACIÓN para ENERO 2017


“Por todos los cristianos, para que, fieles a las enseñanzas del Señor, contribuyan con la oración y la caridad fraterna, a restablecer la plena comunión eclesial, colaborando para responder a los desafíos actuales de la humanidad”.


COMENTARIO PASTORAL: […] Todos los fieles deben mantener siempre viva la conciencia del compromiso que comporta la voluntad de Jesús expresada en su oración al Padre la víspera de su Pasión: «Que todos sean uno» (Jn 17, 21). […]

Como obispo de la Iglesia que preside en la caridad universal, deseo expresar mi gratitud a todos los que durante estos cincuenta años se han prodigado de diferentes modos al servicio de la reconciliación y de la comunión entre todos los creyentes en Cristo, en particular, a cuantos han trabajado en el Secretariado para la unión de los cristianos y en el Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos.

Mientras damos gracias, debemos reconocer que los cristianos aún estamos divididos, y que divergencias sobre nuevos temas antropológicos y éticos complican más nuestro camino hacia la unidad. Sin embargo, no podemos ceder al desaliento y a la resignación, sino seguir confiando en Dios que pone en el corazón de los cristianos semillas de amor y de unidad para afrontar con renovado impulso los desafíos ecuménicos de hoy: para cultivar el ecumenismo espiritual, para valorar el ecumenismo de la sangre, para caminar juntos por el camino del Evangelio.

El ecumenismo espiritual, que tiene su momento culminante en la Semana de oración por la unidad de los cristianos, vive y se desarrolla a través de innumerables canales, que verdaderamente sólo el Señor ve, pero que a menudo también nosotros tenemos la alegría de conocer: es una red mundial de momentos de oración que, desde el nivel parroquial y el internacional, difunden en el cuerpo de la Iglesia el oxígeno del genuino espíritu ecuménico; una red de gestos, que nos unen trabajando juntos en tantas obras de caridad; y es también una comunión de oraciones, de meditaciones y de otros textos que circulan en la web y pueden contribuir a aumentar el conocimiento, el respeto y la estima recíprocos.

Respecto al ecumenismo de la sangre, precisamente la Unitatis redintegratio invitaba a valorarlo, reconociendo en los hermanos y en las hermanas de otras Iglesias y Comunidades cristianas la capacidad —donada por Dios— de dar testimonio de Cristo hasta el sacrificio de la vida (cf. n. 4). Dicho testimonio no ha faltado jamás durante estos cincuenta años y sigue también en nuestros días. Nos corresponde a nosotros acogerlo con fe y dejar que su fuerza nos impulse a convertirnos en una fraternidad cada vez más plena. Quienes persiguen a Cristo en sus fieles no hacen diferencia entre las confesiones: los persiguen simplemente porque son cristianos.

Durante estos meses, encontrándome con tantos cristianos no católicos, o leyendo sus cartas, he podido ver que existe, a pesar de cuestiones abiertas que aún nos separan, un deseo generalizado y fuerte de caminar juntos, de rezar, de conocer y amar al Señor, de colaborar en el servicio y en la solidaridad con los débiles y los que sufren. Estoy convencido de esto: en un camino común, con la guía del Espíritu Santo y aprendiendo unos de otros, podemos crecer en la comunión que ya nos une.

Queridos hermanos y hermanas: Cincuenta años después de la Unitatis redintegratio, la búsqueda de la plena unidad de los cristianos sigue siendo una prioridad para la Iglesia católica y, por tanto, para mí es una de las principales preocupaciones diarias. La unidad es, ante todo, don de Dios y obra del Espíritu Santo, pero todos estamos llamados a colaborar siempre y en toda circunstancia. Por tanto, os agradezco todo vuestro trabajo y, al encomendaros a la intercesión maternal de la bienaventurada Virgen María, os pido, por favor, que recéis por mí y por mi ministerio, y de corazón os bendigo.

Carta a los participantes en la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos con ocasión del 50 Aniversario del Decreto “Unitatis redintegratio”.
Papa Francisco
20 de noviembre de 2014
































No hay comentarios:

Publicar un comentario