miércoles, 9 de agosto de 2017

VIVENCIAS PERSONALES: Fray Ramón Terrones, carmelita descalzo, In memoriam

Ramón Terrones y yo en el jardín de "Las Moradas"
en Alta Gracia, Córdoba, Argentina, en enero de 1984.
Queridos amigos y hermanos del blog: el comunicado del día de ayer en la página web de los Carmelitas Descalzos de la Provincia Ibérica es escueto y determinante:

Ha fallecido nuestro hermano
el padre Ramón Terrones

Queridos hermanos y hermanas: Nos han comunicado que ha muerto nuestro hermano el padre Ramón de la Virgen del Carmen (Terrones Casado) en el convento de Burgos - San José, aunque el óbito se ha producido en el hospital. Había nacido en Porcuna (Jaén) el 6 de marzo de 1935 y era carmelita descalzo profeso desde el 25 de septiembre de 1955 y sacerdote desde el 22 de diciembre de 1962. Ha marchado al encuentro del Padre con 82 años y casi 62 de profesión religiosa. El funeral y entierro se celebrará mañana día 9 a las 16.30 en Burgos.

Encomendemos su vida y su obra entre nosotros, dando gracias y presentando toda su persona ante Dios, que reconocerá su entrega y buen hacer. Un abrazo fraterno.

Un buen cristiano que alguna vez leyó en mi blog el artículo donde hablaba de él (http://padrejosemedina.blogspot.com.es/2012/07/vivencias-personales-encuentro-en.html) tuvo la delicadeza de hoy temprano comunicarse conmigo a través de Facebook y contarme lo ocurrido. Dios le pague tamaño gesto de delicadeza y amor fraterno.

Fray Ramón y yo

En 1981 yo tenía 18 años y estaba –junto con mi familia- viviendo en la ciudad cordobesa de Alta Gracia, que es un antiguo y prestigioso lugar turístico caracterizado por el emplazamiento del casco de una estancia jesuítica. En esa hermosa ciudad serrana conocí al fraile Ramón Terrones, quien cada tarde bajaba desde la Gruta de la Virgen de Lourdes a celebrar la misa vespertina a las Madre Carmelitas Descalzas, cuyo monasterio se encuentra bajo la advocación de “Nuestra Señora de Belén y San José”.

Yo en esos juveniles años no pensaba ser sacerdote, ni mucho menos. Estando terminando mis estudios secundarios, de novio con una hermosa compañera de aquél último año de la secundaria y soñando abrirme camino en los medios de comunicación social, específicamente en el apasionante mundo del cine. Pero Dios tenía otros planes y ¡Bendito sea! Que así haya sido.

Fray Ramón, hombre de una gran sencillez y con el encanto y la gracia propia del buen andaluz, fue captando poco a poco mi atención, fui acercándome a sus vespertinas misas, quedándome al fondo de la Iglesia, hasta que un día me invita a ayudarle como monaguillo, y ahí estaba yo en el altar, observado por la atenta mirada de las monjas carmelitas descalzas y sin la menor idea de lo que estaba haciendo en tan sagrado lugar…

De ahí comenzaron a sucederse muchos encuentros e interminables conversaciones a la salida de la Misa en las Carmelitas, en las visitas que le hacía en la gruta de Lourdes y en “Las Moradas” un antiguo hotel de esa zona serrana que comprado por los Carmelitas se convirtió en una Casa de Retiro, que fue también tiempo después y por algunos años Noviciado.

Recuerdo que una vez me animé a preguntarle ¿Qué hace un sacerdote? Ante lo cual me respondió –con gran sabiduría- que lo más importante es “lo qué es un sacerdote”, y luego lo que hace. Sabia distinción que me ha seguido acompañando y cuestionando durante mis casi 26 años de ministerio sacerdotal.

Los años fueron pasando, nos seguimos viendo y compartiendo distintas instancias de la vida, ya que mi vocación ha estado unida –en distintos momentos y en distintas formas- y lo estará por siempre al carisma y espiritualidad carmelitana, vivida desde mi vocación al sacerdocio secular o diocesano.

Fray Ramón y mi vocación sacerdotal

Fray Ramón Terrones es a quien yo considero padre de mi vocación, fue quien con su ejemplo de vida y con su “estilo de fraternidad” tan propio del Carmelo Teresiano suscitó en mí los primeros destellos de la vocación sacerdotal. Hoy como sacerdote sé que para despertar santas vocaciones al sacerdocio es necesario rezar de manera convencida, humilde e insistente a Dios; así como también dar un testimonio ardoroso de su amor que muestre la belleza de este llamado.

Pues bien, todo esto que hoy yo creo convencido es lo que percibí en Fray Ramón, en el día a día de un hombre que lejos de su tierra andaluza y de su gente, le dedicó 26 años de sacerdocio al Carmelo y a la Iglesia en Argentina y a quien hoy, a través de estas palabras y estas imágenes, le agradezco todo lo que hizo por mí, por que si yo cada día alzo en mis manos esa pequeña forma de plan blanco y luego se convierte en el Cuerpo de Cristo, Pan vivo para nuestra salvación, es porque un día, supo ver en mi -en semilla- el buen trigo que amasaría a un Sacerdote para siempre.

¡Hasta el Cielo, Fray Ramón, hasta el Cielo!

¡Gracias querido Ramón!, gracias por aquellos años que te desgastaste de un rincón a otro de mi país como encargado vocacional; gracias por aquellas primeras misas en que fui tu monaguillo, y te pasaba el vino cuando todavía no te había pasado el pan; gracias por aquella vez que detuviste tu camioneta junto al rio que atraviesa parte de la ciudad y lograste arrancarme aquella primera confesión que comenzó a poner en orden mi juvenil vida; gracias por aquellas sopas que tan ricamente preparabas en las frías noches serranas y por las interminables charlas que acompañaban esas cenas; gracias en fin… es imposible escribir todo, todo cuanto ha quedado grabado en nuestros corazones y en el corazón de Dios.

Ah, muy especialmente gracias, por aquel reencuentro después de 12 años en el día de la Virgen del Carmen de 2012 en el Convento del Santo Ángel de Sevilla…

Desde estas sentidas palabras te mando un fuerte abrazo, mi cariño hecho oración y mi eterna gratitud. Encomiendo tu noble alma a la dulce intercesión de la Virgen del Carmen, Reina y Hermosura del Carmelo.

¡Hasta el Cielo, Fray Ramón, hasta el Cielo!

Con mi bendición.
Padre José Medina.

Ramón Terrones y yo frente al Altar Mayor del Convento del
Santo Ángel de Sevilla, España, el 16 de julio de 2012.

4 comentarios:

  1. Bonita despedida y agradecimiento. Conociéndole a Vd. Podemos imaginar la santidad y valía de D. Ramón. En la Santa Misa de mañana en una ermita del norte de Extremadura rogaré por él. un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco: eres todo un caballero cristiano, de los que no abundan, Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar